top of page

La intuición de Mauro Trimigliozzi

Cuando nace una empresa siempre hay una idea de negocio en la base. A veces la idea es brillante, otras veces no funciona: la respuesta se encuentra después de años, cuando haces un resumen. Mauro Trimigliozzi, presidente de Philip Martin's, acaba de regresar de unas vacaciones en Cerdeña: una semana de sol y mar con su mujer y sus hijos, Filippo, Martina y Tommaso. Bronceado y relajado, confía en una entrevista que relata el ascenso de la empresa, los puntos cruciales y los puntos de inflexión.


La entrevista

Detrás de cada producto de Philip Martin hay estudios, investigaciones, pruebas y análisis, pero todo parte de una idea, la intuición de Mauro Trimigliozzi.


¿Cuál fue la idea inicial? ¿Cómo comenzó todo?

“Todo empieza allá atrás: era 1983 cuando, aún con la idea de ser futbolista, había dejado de lado mi ambición y un peluquero me puso en otro equipo y me hice mayorista. Después de un año y medio me dijo que cambiara de trabajo porque no estaba dando resultados. Fui a presentarme en un concesionario monomarca: en dos años saqué muchos resultados pero cambié porque la llamada venía de la multinacional. Fue esto último lo que me formó: en marketing, comunicación y composición de productos. Allí di realmente el salto: me hicieron un experto en la materia. Sin embargo, después de muchos años, me di cuenta de que era un número, no una persona, y acepté la oferta de una empresa estadounidense que me hizo descubrir productos orgánicos orgánicos. Así empecé a entender que existía una alternativa natural a la cosmética química. Después de dos años, sin embargo, la empresa fue vendida a una empresa internacional y esto sucedió en las siguientes tres empresas a las que fui. Desafortunadamente, o afortunadamente, me encontré con una gran cantidad de capacitación sobre ingredientes, sobre cómo comunicar productos, pero en ese momento no tenía una empresa para trabajar. Me gusta llamarme "visionario" por mi capacidad cinestésica, que combina la observación con el hacer. Así que pasé a hacer, e inventé Scalp Benefit y Puryfing Wash.


¿Tuvo éxito de inmediato?

"Absolutamente no. En seis/siete meses creé 10/12 productos: tuve la idea y conté con una empresa experta en el sector que me la produjo. En 2009 fui a la primera feria, en Bolonia: sin embargo, me incluyeron en el sector orgánico y tuve poca respuesta. Solo intrigué a un americano que me ofreció muchos millones, pero él quería vender los productos en tiendas y grandes almacenes y entonces le dije que no me interesaba. En 2010 volé al Salón Internacional de Londres y serví los distintos champús en copas de champán: se acercó un señor distinguido que pensó que era realmente vino y lo detuve, explicándole que era champú”.


¿Quien fue? ¿Una persona famosa?

“Era Richard Dalton, el peluquero personal de la princesa Lady Diana. Se convirtió en el embajador de Philip Martin en todo el mundo y así comenzó el interés por la marca. En 2011 el diseñador Valentino Garavani llamó a la empresa: me lo pasaron por teléfono diciendo que era "Valentino". Lo dejé pensando que era una broma y respondiéndole que yo era Roberto Baggio. No era una broma: me pidió 12 litros de Maple Wash y Maple Rinse porque se mudaba a Beverly Hills y ya no podía comprar en su peluquero en Roma. El mismo año, la distribuidora estadounidense Julie Stamatis me llamó para decirme que en una entrevista en Harper's Bazaar (https://www.harpersbazaar.com/fashion/designers/a1005/24-hours-with-valentino-0913/), Valentino citaba a Philip Martin en su rutina diaria”.


¿Comenzó el ascenso en ese instante?

“Fue un momento crucial, en el que muchos VIP y futbolistas también se acercaron a los productos. Empecé a olvidar los años difíciles, cuando hubo episodios de engaño, fraude y robo de ideas. Actualicé los productos, siempre motivado por el deseo de poner al alcance de peluqueros y esteticistas la posibilidad de diferenciarse con ingredientes verdes, que salvaguardan la salud de quienes trabajan con ellos, de quienes los utilizan y del medio ambiente. Destacar para no extinguirse”.


¿Cómo nace un producto de Philip Martin?

“Yo analizo el mercado, voy a la peluquería y a la esteticista: les pregunto qué se necesita, qué falta, qué se requiere. Luego presento la alternativa, el ingrediente natural que puede ser efectivo y me pongo al lado del químico. La idea se basa en una necesidad y una visión: el resultado es un producto con alma, que da la posibilidad de diversificar”.


El nombre de la empresa es el de sus hijos: ¿por qué?

“Quería que hubiera un alma de continuidad, esperando que algún día mis hijos decidieran continuar con mi idea. Quería que mis hijos crecieran con productos que no causaran dermatitis, alopecia y muchos otros problemas”.


¿Qué están haciendo tus hijos hoy?

“Filippo, de 17 años, irá a cuarto grado en una escuela internacional en septiembre. Martina, de 15 años, iniciará el segundo año de la Escuela de Estética, mientras que Tommaso, de 14, iniciará un Instituto Técnico Comercial. Todavía no se han incorporado a la empresa porque me gustaría que me pidieran que me incorporara, no quiero obligarlos”.


¿Tienen su opinión sobre los productos?

“Los usan, pero todavía no saben cómo compararlos con otros. Mi hija es la única que se ha dado cuenta de que nuestros artículos de maquillaje son mejores que una marca que solía usar. Siguen a Philip Martin a través de las redes sociales porque son muy digitales, pero todavía están lejos del mundo corporativo".



Komentarai


bottom of page